Adventures and other trifles

Suscríbete a mi linda newsletter

Disfruta de contenido exclusivo, freebies y lindos regalitos.

Recent Posts

Premios

Liebster Award

Best Blog Price

Temas dificiles para sensibilizar y hablar en familia - Lucy Rebmann
Blog Adventures and other trifles, photography, family and trips. Blog “Aventuras y demás pequeñeces”, fotografía, familia y viajes. Blog Abenteuer und andere Kleinigkeiten. Fotografie, Familie und Reisen. Ultimate Adventure Trip Ideas with kids. Gifted children home education tips and more. Kids fooding ideas. Ultimativas ideas de viajes con niños. Ideas de educación infantil para niños dotados. Ideas de alimentación infantil. Ultimative Abenteuerliche Reiseideen mit Kinder. Familie und Erziehungstips Hochbegabte Kinder. Kinder Ernährungs tips.
Blog, Adventures, trifles, Aventuras, fotografía, photography, fotografie, family, familie, familia, viajes, reise, trips, mother, mutter, madre, germany, alemania, deutschland, Ultimate, Adventure, Trip, Ideas, kids
735
post-template-default,single,single-post,postid-735,single-format-standard,cookies-not-set,eltd-core-1.0.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_with_content,width_370,paspartu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_non_responsive

Temas dificiles para sensibilizar y hablar en familia

El Día Mundial de la Alimentación fué proclamada en 1979 por la Conferencia de la La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Desde el 18 de noviembre de 1981, el Día Mundial de la Alimentación ha adoptado causas o temas cada año, con el fin de destacar áreas necesitadas de reformas sociales.

 Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

Este año el tema es la Agricultura Familiar: “Alimentar al mundo, cuidar el planeta”.

Sin embargo la alimentación, mal gerenciada en el hogar, puede traernos problemas graves.

Hoy les traigo un tema dificil de tratar.

De esto no le gusta hablar a mucha gente, sobre todo a los que tenemos muchos kilos demás. Sin embargo me parece necesario que es imporatante hablar abiertamente de esta problemática que ha alcanzado a pasar más allá de las fronteras y ahora abarca niveles mundiales.  El texto no es mío, lo he tomado de  informaciones obtenidas de la Organización Mundial de la Salud.

Los niños y la obesidad

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) La obesidad es una enfermedad caracterizada por un cúmulo de grasa neutra en el tejido adiposo superior al 20% del peso corporal de una persona en dependencia de la edad, la talla y el sexo debido a un balance energético positivo mantenido durante un tiempo prolongado.

Aumento del sobrepeso y la obesidad infantil

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se dice que en 2010 hay 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los que cerca de 35 millones viven en países en desarrollo.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles”’. Por consiguiente hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Consecuencias

Los primeros cambios en ocurrir en los niños obesos son generalmente emocionales o psicológicos. De todas maneras, la obesidad infantil también puede conducir a síntomas más graves y que pueden amenazar la vida, tal como diabetes, presión alta, enfermedades gastrovasculares problemas de sueño, cáncer y otras aflicciones. Algunos de estos también incluyen enfermedades del hígado, anorexia, infecciones en la piel, asma y otros problemas respiratorios. Estudios han mostrado que los niños con sobrepeso generalmente crecen y se convierten en adultos con sobrepeso. La obesidad durante la adolescencia ha sido relacionada con elevados índices de mortalidad durante la vida adulta.

Los niños obesos generalmente sufren burlas de sus compañeros. Algunos son perseguidos o discriminados por su propia familia. Los estereotipos abundan y pueden llevar a baja autoestima y depresión. Exposiciones de los padres de un niño en una etapa maternal puede más tarde impacto posibilidades del niño de ser obeso en el futuro cercano.

La incidencia de diabetes del tipo 2 es mucho mayor entre niños latinos con sobrepeso que en el resto de la población infantil obesa, por cuestiones genéticas (muchos latinos tienen una predisposición a padecer diabetes y trastornos relacionados con el desarrollo de la diabetes, como la resistencia a la insulina). Un niño tiene síndrome metabólico cuando ha desarrollado tres o más de los siguientes problemas:

Obesidad abdominal:

La grasa que se acumula en el abdomen crea más problemas de salud que la que se acumula en otras partes del cuerpo. Bajo colesterol HDL (colesterol de alta densidad): El HDL es el colesterol que se considera ″bueno″ porque ayuda a eliminar el colesterol LDL (colesterol de baja densidad) o ″malo″.

Triglicéridos elevados:

Los triglicéridos son un tipo de grasa que circula por la sangre. Cuando una persona está obesa, los niveles de triglicéridos se elevan.

Alta presión sanguínea o hipertensión:

Es la presión que la sangre ejerce en las paredes de las venas y arterias cuando bombea el corazón. Cuanta más presión hay, más tiene que trabajar el corazón para movilizar toda la sangre.

Intolerancia a la glucosa:

Esto significa que los niveles de azúcar en la sangre se elevan después de las comidas, aunque no tanto como en la diabetes. El incremento de los niveles de glucosa en la sangre hace que tu cuerpo produzca más insulina, lo cual puede terminar provocando diabetes. 5 6

Recomendaciones de la OMS

La publicidad de la OMS y otras formas de mercadotecnia de alimentos y bebidas dirigidas a los niños tienen un gran alcance y se centran principalmente en productos ricos en grasas, azúcar o sal. Muchos datos muestran que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimenticias y las pautas de consumo de la población infantil. Además, para promocionar esos productos se recurre a una amplia gama de técnicas que consiguen llegar a los niños en las escuelas, las guarderías y los supermercados, a través de la televisión y de Internet, y en muchos otros entornos.

Se estima que hay unos 43 millones de menores de cinco años obesos o con sobrepeso. Para garantizar que los niños puedan crecer en un entorno saludable, la OMS publica sus recomendaciones en materia de promoción de alimentos y bebidas dirigida a los niños.

Y ahora qué hacemos con nuestros peques gorditos?

Prevenir la obesidad infantil en diez pasos

De igual forma que los padres siguen criterios concretos a la hora de escoger un colegio o un colchón para su hijo, deberían tener presentes ciertas recomendaciones para prevenir la obesidad. Aunque el papel de las administraciones es tan o más importante que el de los individuos (tal y como han confirmado en febrero de 2013 investigadores de la Universidad de Zaragoza), a continuación se citan una serie de consejos para que padres o cuidadores prevengan, en la medida de sus posibilidades, esta enfermedad.

Los pequeños cambios son poderosos, y sobre ellos inciden todas las entidades implicadas en la salud infantil desde hace varios años. La siguiente lista detalla los más relevantes. Se han adaptado a partir deconsideraciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

  1. Servir raciones adecuadas para la edad del niño. Un estudio reciente ha observado que el tamaño de la vajilla influye, como en el adulto, en el volumen de comida ingerido por el menor.
  2. Tener en el hogar una variedad de hortalizas, frutas y cereales integrales (pan integral, pasta integral, arroz integral, etc).
  3. Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa o desnatados.
  4. Limitar el consumo de carnes rojas o de derivados cárnicos.
  5. Promover el consumo de legumbres y frutos secos.
  6. Retirar de la vista del niño las tentaciones ricas en calorías (lo mejor es no tenerlas en el hogar).
  7. Fomentar la actividad física, sin olvidar que los niños imitan a los adultos: si los padres hacen deporte, los hijos también lo harán. Para prevenir la obesidad, el mínimo de tiempo diario que deberían dedicar los niños a realizar actividades de intensidad de moderada a vigorosa asciende a 60 minutos. Una revisión acaba de comprobar que el sedentarismo en la adolescencia es la norma.
  8. La bebida de elección para calmar la sed debe ser el agua. El consumo habitual de zumos está desaconsejado.
  9. Se debe limitar el consumo de azúcar, bollería y, sobre todo, bebidas azucaradas (“refrescos”). Diversos expertos consideran que se debería enviar “mensajes claros” a la población sobre los efectos negativos de dichas bebidas.
  10. Restringir a no más de 2 horas diarias el tiempo que los niños dedican a ver televisión.

Origen: Wikipedia

Seguro te interese mi post:  “Mentiras y Verdades sobre los niños gordos – Los niños y la gimnasia”

Lucy Rebmann

Stuttgart - Germany

2 Comments

  • Estupendo artículo, todos los que somos padres debemos tener en cuenta las recomendaciones y no dejarnos llevar por lo fácil y rápido. Te lo digo yo que en casa padecemos hipercolestoremia familiar heterocigota. Un beso guapa

    21 November, 2014 at 19:40

Post a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.